Puentes colgantes-Pinturas rupestres-Barranco de Vallfiguera-Charco Azul

Posted by on Nov 12, 2014 in Uncategorized | No Comments

La ruta de Los Calderones-Hoces del Turia se ha hecho muy popular tras la instalación a finales de 2012 de dos puentes colgantes, con base de madera y tirantes de acero, que nos permiten pasar de una ribera a otra del Turia, en un tramo del río que discurre encañonado entre el embalse de Loriguilla y las cercanías del barranco de la Cueva. Por tal motivo, durante los fines de semana, el recorrido se muestra muy concurrido, si bien, la mayoría de los grupos hacen un itinerario de ida y vuelta, desde el aparcamiento hasta el embalse de Loriguilla, con una distancia de unos ocho kilómetros. En nuestro caso, optamos por un recorrido circular que, además de las hoces, nos permitió visitar las pinturas rupestres del barranco del Valfiguera y, a la vuelta, hacer el recorrido botánico por la ribera del Turia (SL-CV 74) hasta el Charco Azul y, desde este punto, enlazar con el aparcamiento donde dejamos los vehículos.

Partiendo de la zona de aparcamiento, situada en las afueras de Chulilla, siguiendo la carretera CV-394, en poco menos de medio kilómetro, tomaremos, a la izquierda, el sendero local SL-72 que en moderada pendiente descendente nos acercará al barranco de la Cueva; antes de llegar a este punto, disfrutaremos de espectaculares vistas sobre las hoces del Turia; tras rebasar el barranco, se inicia una pendiente ascendente que nos aproxima al punto de descenso hasta “Los Calderones” (hoces). El descenso se realiza por unos escalones artificiales, de fuerte inclinación, que nos sitúan en el fondo de la hoz, al inicio del primer puente, a escasos metros del curso fluvial.

El puente nos permite pasar a la ribera izquierda del río (en sentido aguas arriba) y poco después se alcanza el segundo puente que nos traslada de nuevo a la ribera derecha, que ya no abandonaremos hasta el embalse de Loriguilla, salvo que, más adelante, crucemos una pasarela sobre el río que nos permite colocarnos a pie de una de las paredes verticales donde se practica la escalada, que no dispone de salida, por lo que necesariamente habremos de regresar para continuar la ruta.

ruta1

Este primer tramo, hasta el embalse, destaca por la numerosa vegetación de ribera y por los espectaculares cañones por los que discurre el río, con paredes de gran altura y verticalidad; sin duda, se trata de un tramo de enorme belleza que es preciso conservar…

Tras alcanzar el embalse de Loriguilla, tendremos que efectuar un giro de 180º que en dirección sur nos conducirá, a través de una pista y en constante ascensión, por un itinerario en el que la vegetación es de muy bajo porte, ya que la zona fue devastada por un incendio y los pinos apenas superan la altura del matorral existente.

PENTAX Image

Una vez superada la cota más alta del recorrido (479 m.), la ruta inicia un prolongado descenso hasta que gira al este y alcanza el barranco de Valfiguera; es necesario remarcar que en todos los cruces siempre habremos de tomar la senda de la izquierda (sendero PR-V 77), por lo que no existe pérdida posible.

El recorrido, por el mismo fondo del barranco, resulta francamente bonito porque de nuevo abunda la vegetación, a través de un sinuoso y estrecho trazado que nos conduce al pie mismo del conjunto de pinturas rupestres del barranco de Valfiguera, descubierto a finales de 1998, de extraordinario interés por el aspecto y cantidad de representaciones pictóricas. Las figuras representadas son de carácter zoomórfico (las de un cáprido y un bóvido son claramente identificables) y otras antropomórficas (figuras humanas) en diferentes grupos y posturas.

Pinturas-rupestres-Chulilla

Para acceder al recinto de las pinturas rupestres, es necesario abandonar el sendero, a la derecha, hacia abajo, y después, desde el fondo del barranco, ascender unos metros por unos escalones de fuerte pendiente; como es lógico, el recinto pictórico se encuentra protegido con un entramado de rejas.

Tras regresar al sendero PR-V 77, la ruta abandona el lecho del barranco y asciende por su ladera izquierda, ganando cota y proporcionándonos bonitas vistas del del barranco y de los picos más altos (Cerro Negro y la Moratilla).

Siguiendo, siempre a la izquierda, la senda gira hacia el noreste y enseguida vislumbraremos la población de Chulilla; a la derecha podremos observar su extensa y variada vega.

Tras descender hasta el Turia y atravesar el río, ya en las inmediaciones del casco urbano, tomaremos a la izquierda la denominada senda botánica (SL-CV 74) que junto al margen del río (alternando sucesivamente una y otra ribera) nos conducirá hasta la Peña Judía y el Charco Azul. Es necesario señalar que la pasarela existente, para visitar el Charco Azul, se encuentra en deficiente estado de conservación por lo que no resulta aconsejable su utilización.

charco azul

De regreso del Charco Azul, tomaremos una senda a la izquierda que, superando una fuerte pendiente, finaliza en el casco urbano, junto a una fuente de agua potable y, desde aquí, alcanzaremos el aparcamiento, lugar de inicio de la ruta.

DISTANCIA TOTAL: 15,82 km.
ALTITUD MÁXIMA: 479 m.
ALTITUD MÍNIMA: 228 m.
ASCENSO/DESCENSO ACUMULADO: 427 m. (punto de inicio y partida son coincidentes)